La Habana bien Vale una Misa...

domingo, 1 de abril de 2012

¡Sí señor !, gracias a Dios todo cambia, no hay dudas y, aceptemos con alegría la perspectiva de que algún que otro paniaguado tenebroso del primer círculo del poder autocrático en Cuba se transforme mañana en monje de clausura ad vitam aeternam. Todo llega y como dirían los físicos : la iglesia católica parece dual como la luz porque, por un lado avanza con su mensaje universal, ecuménico y virtuoso y, al mismo tiempo -es una evidencia- necesita inscribir su acción, no su mensaje sino su acción, en una estrategia política vital para su permanencia como fuerza social visible en América. Esos mismos físicos dirían también que la iglesia cree en la dialéctica de todo lo que repta y babea por este bajo mundo y es cierto que, los que hayamos visto en la tele al ruso Putín santiguándose a todo meter cada vez que pone un pie en algún templo, quedamos asombrados al ver que ese hombre de buen matar pasó ( en un santiamén ) de camarada coronel del KGB en Dresden a beato con los ojos en blanco ante la primera sotana. 
Poco importan los guardias suizos o los suizos bancos, tan suizos como los mecanismos perfectos de relojería pues de lo que se trata aquí es de salvar lo esencial : el general, la cabeza y los curas, el medio siglo al garete.

En el fondo, los servicios exteriores de inteligencia del Vaticano están en guerra, sus círculos y redes de influencia, sus amistades añejas o de circunstancia andan en guerra a muerte contra un enemigo feroz que se arropa en las sectas que cunden por América Latina, EEUU y Canadá. Asunto éste con prioridad exponencial para el Vaticano vistos los medios de comunicación como internet y la sinergia que se crea actualmente en nuestro mundo globalizado.

Pero el enemigo de la iglesia católica puede ser igualmente uno de los enemigos del castrofascismo y, aunque en el fondo, la Iglesia prefiera un contexto democrático en Cuba, entre otras razones, por la capacidad de penetración social que ello le procuraría, todo el mundo sabe que a falta de pan... ¡cazabe!.

Cuba es el único lugar de las Américas donde no hay absolutamente ningún espacio posible para las sectas en una configuración visible y legal.

Cuando S.S Juan Pablo II fue a Cuba nos invitó a nosotros, los cubanos, a que no tuviéramos miedo, en una clara alusión al déficit democrático que se vive en la isla con sus presos políticos y la falta de libertad al mismo tiempo que las relaciones entre el Estado cubano y el Vaticano eran entonces y siguen siendo excelentes si se comparan a lo que vivió la iglesia en Cuba durante los años 60 y 70.

Debemos mirar la realidad de frente: Cuba podría convertirse mañana, tal y como ya lo fue a partir de los años 1500 mucho antes del Concilio de Trento, en una base de apoyo particularmente interesante para la iglesia católica en América por lo cual, no debemos espantarnos ante lo que pueda ocurrir en Cuba durante los próximos meses ya que Raúl no es tonto ni arrebatado e intuye perfectamente su magistral atasco político en el que la obra de Dios ( sin sorna por lo de « obra ») le asegura, al menos, que La Habana bien puede valer una misa...

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente,,,Las metamorfosis de los dictadores, usando la Iglesia y la Iglesia usando a ellos, el pueblo solo aplaude a los dos bandos....

Publicar un comentario en la entrada

 
 
 

Archives