SER ó ESTAR...23. Diciembre 2012.

viernes, 23 de diciembre de 2011


Llevo días leyendo, releyendo, escuchando, pensando, pensando y pensando.

 Me debato entre el SER o el ESTAR.

Ante todo y teniendo en cuenta el tiempo que me rodea, Navidad, Año Nuevo, fiestas.. me debato entre SER como soy, decir exactamente lo que pienso y siento ó ESTAR a tono con lo que algunos han decidido es lo „políticamente correcto“. Y no me resultó fácil decidir, no, de hecho comencé a escribir los tres primeros renglones de este papel (que no calificaría jamás como artículo o carta, sino simplemente un cúmulo de ideas) hace ya una semana, lo hice a un lado y justo hoy decidí continuar.

Si hubiera decidido ser „políticamente correcta“ en los términos que algunos han estructurado, casi como ley, hoy estaría escribiendo un correo a todos mis amigos y con palabras propias o ajenas les enviaría postales de navidad y hablaría de una felicidad que yo misma no disfruto. Soy consciente que algunos no coincidirán conmigo.

Resulta que soy muy rebelde, si, soy de esa generación que le tocó no conocer la Navidad, ni los Reyes Magos, que el 1ro de Enero era la celebración del Triunfo de la Revolución y no „El Año Nuevo“, soy de esa generación que creció entre la pobreza material y la espiritual, entre la mentira y la doble moral, entre bulla y peleas, promiscuidad y malas palabras. Sí señores, soy de esa generación que atiborraron de discursos, de consignas, de conceptos preconsebidos, de obligaciones sin derechos, de fanatismos y líderes, de imprescindibles y patriotas o patrioteros, pero dejaré igualmente muy claro que me siento orgullosa de que, apesar de todo,  formo parte de ese momento histórico que nos tocó y al que muchos hemos sabido enfrentarnos, con nuestros métodos, nuestras "nuevas costumbres", tantas veces criticadas, y nuestro lenguaje.

Y es justamente por formar parte de esa generación que soy tan rebelde, que no admito más que me „vendan“ conceptos o formalidades. Estoy convencida que por ser como soy he perdido y seguiré perdiendo a personas que en algún momento han dicho que eran mis amigos, „se bajaron del carro en que viajábamos juntos“ los que no aceptaron que yo pudiera tener mi propio criterio y ser terca, los que no admitieron que podía estar equivocada pero que lo que decía venía de muy dentro, los que se asustaron con mi vocabulario, los que no valoraron que mi amistad iba más allá de todos esos conceptos que algunos dieron por ciertos. Quién sabe? Tal vez los que no eran verdaderamente mis amigos.

Yo decidí SER, ser como soy y seguir adelante y eso implica, entre muchas otras cosas, no dedicar mensajes navideños que yo no siento, porque aunque, siguiendo las normas de lo „políticamente correcto“en los tiempos de mis viejos soy católica, me niego a seguir los rituales de una Iglesia que para mi está demasiado lejos del hombre, demasiado ajena al dolor de los pobres, demasiado corrupta y sucia y lo peor, demasiado cómplice con el sufrimiento de mi pueblo, en especial. Y sé que por esto muchos me crucificarán.

Yo decidí SER y esto implica criticar lo que no me gusta, de la forma y en el lugar que entienda debo hacerlo, decir las cosas de frente y con mi lenguaje, aunque algunos piensen y digan que creo tener la razón siempre, porque justamente eso era lo mismo que decían los que en Cuba me ponía el pie en la cabeza o los que intentaban amarrar mi lengua. SER significa para mí no aceptar más que me impongan líderes de acá o de allá, no aceptar que existan intocables simplemente porque tienen poder o dinero, sean famosos, tengan historia o simplemente porque el pesimismo lleve a muchos a creer que no hay nada que hacer frente a esto, sea del lado que sea.

SER implica para mi, no seguir callando ante la imposición de personajes que algunos han designado como representantes del pueblo cubano pero que han vivido durante muchos años de esa misma "representación", derrochando y manipulando, pero que la mayoría no se atreve a tocar, porque es más „políticamente correcto“, de un lado y del otro. Sé que por esto seré muchas veces mal mirada, criticada y apartada.

SER para mi significará vencer muchas derrotas cotidianas, caerme siete veces y levantarme ocho, aceptar que llegaré a una nueva estación de ese „tren que es la vida“ partiendo de cero y aceptar que los que no me han acompañado en el final de esta „parada“ son parte del momento que me tocó vivir.

SER para mi significará seguir luchando por una Cuba diferente, pero verdaderamente diferente, democrática, pero verdaderamente democrática, no „políticamente correcta“, una Cuba donde nadie se arrogue el derecho de intentar callarme porque no digo lo que otros desean escuchar, sea del lado que sea, una Cuba donde todos tengamos historia, porque cada uno es el resultado de su momento histórico y a cada uno nos toca hacer en nuestro momento. Una Cuba donde la impunidad, la politiquería barata y el clientelismo político no sean los dueños de nuestro día a día.

SER será el mayor reto que me impondré en estos años de tanto andar, eso sí, sin dejar que EL AMOR abandone mi diestra ni permitir que el DOLOR me aparte de este lindo sentimiento.

SER significará echar a mi hijo adelante en „nuestra tercera estación de esta vida“, sabiendo que será muy difícil, que comenzar siempre implica una cuota de sacrificios que a veces se torna demasiado cuesta arriba pero, sobre todas las cosas, intentando que este „paso“ imprima en Israel (mi hijo) la convicción de que TODO HA VALIDO LA PENA.

Por último, he decidido seguir siendo como soy y por eso hoy, aunque no envío pomposos mensajes de Navidad o felices fiestas, sí les hago llegar este humilde mensaje que ustedes tienen todo el derecho de borrar inmediatamente o considerarlo como algo que he compartido con personas a las que de alguna manera he considerado cercanas, importantes e influyentes en mi vida.

Nos veremos ….algún día, en algún momento, en cualquier lugar...

Les dejo estos dos videos, han acompañado estos minutos en que escribo y se los dedico.

María Elena Morejón



4 comentarios:

Israel dijo...

Muy hermoso y muy sincero. Ser como tu eres, es la cualidad que muchos admiramos en ti y nos sentimos orgullosos de ser tus amigos. Ser como tu eres, es lo necesario para enfrentar todo este proceso que se debate entre la verdad y la mentira y con tu ayuda nos permites seguir el camino correcto. No importa que te critiquen, si tu estas del lado de la verdad y no de la mentira, no estas sola, aunque te traten de crucificar, resucitaras.

Eduardo Vidal dijo...

Hola Mary , me apunto a tu manera de ser , adelante y que callen los cobardes , los timoratos e egoistas que se han y se siguen lucrando con nuestro dolor .En este destierro Español que sufro abundan demasiados y les he puesto nombre, pero los hechos son mas consistente y esos hechos me remontan a ver a varios cubanos pasando frio, hambre y abandono en una calle de Madrid y no recibir ni siquiera una visita de los Montaner, _Guedes , Riveros , Larrinagas,Tamargos y Payas, todos ellos en primera fila cuando actos se organizan con dinero publico por la Casta politica Española donde esta impone sus "designios" para nuestro futuro a espaldas del voto de nuestro pueblo ,,,,se por el contrario que reciben visita de Cuba que son los cubanos de a pie ,eso me mantiene la esperanza ,el sueño y el de deseo como tu de una Cuba Libre y con igualdad de derechos y deberes,sin ciudadados de segunda o con lichamiento a su opiniones , que Dios nos lo otorgue como pueblo cuanto antes , un abrazo de destierro y en hora buena por tu escrito .
Eduardo Vidal Franco
Ex-preso politico y primer dirigente encarcelado del Movimiento Cristiano Liberación

Mis respetos...

Lo mejor para Ud.

CARY dijo...

Bravo!!!! sin mas comentarios....Hay que SER!!!!!
PROHIBIDO OLVIDAR!!!. UN BESO ANIGA...

Publicar un comentario

 
 
 

Archives