El congreso de "La Familia"

viernes, 22 de abril de 2011

Cuba : El congreso de « La Familia ».
Por Luis Tornés Aguililla. 22 de abril de 2011.

Raúl Castro le ha hecho creer a su hermano Fidel, ya loco y decrépito, que el mito fundador quedará como un momento  perenne y que el reciente congreso del Partido Comunista será en la historia de Cuba  como una especie de Edicto de Milán cuando el  emperador romano  dijo a los cristianos  « os entrego el muñeco ».

Pero la realidad es que ese congreso fue un cónclave de « La Familia » en el que no faltaron  encomenderos  y babosos de sutil reptar, en patético intento por sacralizar una ideología liberticida  que ha fracasado sistemáticamente de 1789 hasta nuestros días porque, en el fondo, los Castro habrán podido mantenerse en el poder gracias al terror pero sin un verdadero consentimiento del pueblo cubano. La gente se adaptó, se traicionó y se mintió para sobrevivir en el infierno.

Para los castrofascistas lúcidos, esos que nunca creyeron en las profecías del « Ido Mayor », todo radica en esperar la muertes de los jefes antes de pasar el Rubicón a pie, de noche y sin estragos colaterales mientras que los príncipes de sangre ( hablo de sangre en las manos ) no tienen otro remedio que seguir  teorizando sobre un mundo que la realidad económica internacional y la resistencia pasiva de los cubanos derrumba cada día y prueba de ello es que ningún plan del gobierno de Raúl Castro ha logrado traer el menor beneficio para los cubanos que siguen sin techo, sin agua potable, sin alimentos y sin libertad ni esperanza, en medio de la  corrupción y de la violencia tanto urbana como rural.

Justo antes del cónclave de esos viejos aterrados desfiló una chatarra bélica antediluviana con tropas que, al menos en los ensayos, gritaban obscenidades a todo pulmón  mientras que  en  la provincia de Camagüey hubo volantes contra el gobierno, quemaron un potrero y un cañaveral, sin hablar de Morón (que también es de Camagüey) donde la gente acogió la noticia del congreso con mucha sorna y desenfado lo que no augura nada manso para Cuba donde en cualquier momento podría brotar lo hasta hoy impensable.

Nada, que aquello fue la reunión de una mafia con su jerga, su milicia y sus códigos.

¡ Cosas veredes, Sancho… !.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
 
 

Archives