Un premio para el idioma y la tolerancia

sábado, 9 de octubre de 2010


Acá les dejo un artículo del recientemente liberado de las ergástulas cubanas ex-preso político Julio Cesar Galvez quien permanece en Madrid a partir de los "negocios" emprendidos entre la Iglesia católica cubana ó Jayme Ortega??, el PSOE o Moratino?? y la dictadura cubana.

Esperamos que nuestro hermano Gálvez pronto tenga su propio blog, así como su propia computadora en tierras de libertad.

Un premio para el idioma y la tolerancia

Ya era hora. Mario Vargas LLosa se lo tenía merecido desde hace mucho tiempo. Su obra fecunda irrumpió en el boom latino americano cincuenta años atrás con un lenguaje cercano, real, preciso, pero sobre todo popular - que no significa populachero ni vulgar - con su estilo certero en defensa del idioma español hasta en sus más íntimos detalles. Es un tanto a favor de la Academia Sueca.
Para los cubanos, que llevamos durante años sufriendo el totalitarismo de los hermanos Castro, Mario Vargas LLosa es un referente obligado, no solo por su extensa obra - la cual es ilegal y prohibida en Cuba -, sino por su postura radical contra la dictadura que impera en la isla y su defensa de las libertades cívicas y los derechos humanos dentro de la Mayor de las Antillas.
Sin olvidar nunca su compromiso con el hombre humilde, sencillo y trabajador, con el de a pie, Vargas LLosa nunca ha tenido miedo a defender sus postulados y reconocer sus equivocaciones, como ocurrió cuando rompió de manera radical, a principios de los años 70 con el encanto que tuvo con Fidel Castro cuando el régimen de La Habana pretendió lapidar al novelista y poeta Heberto Padilla. Conoció la realidad cubana. Afrontó el reto de la honestidad y salió vencedor.
Para muchos cubanos, entre ellos yo, que pude leer La Fiesta del Chivo mientras estaba en una celda en solitario de la prisión La Pendiente, en la provincia de Santa Clara a más de 300 kilómetros de mi casa, gracias a un guardia corrupto que aceptó introducir a escondidas el libro a cambio de un cartón de cajetillas de cigarros, recrearse con los libros de Vargas LLosa es adentrarse en la esencia de lo irracional convertido en verdad. Por algo los tiranos y dictadores tanto temen a su palabra.. Razón más que suficiente para que los luchadores por la democracia lo respeten y admiren.
Trabajador incansable, periodista de afilada pluma, ensayista analitico y sagaz, novelista colosal, ¡ al fin ¡, al cabo de 20 años sin que la Academia consediera un Nobel al idioma español - el mexicano Octavio Paz lo conquistó en 1990 - el premio está en buenas manos. Felicidades maestro. Un día, aunque sea un sueño, le estrecharé la mano para agradecerle sus exitos y su postura contra el socialismo tropical cubano y sus desmanes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
 
 

Archives