POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREIS

lunes, 2 de agosto de 2010


Esto llegó a mi correo a través de José Cal Cota y creo que vale la pena que lo publique, me parece muy honesto y sobre todas las cosas que parte de alguien que predica con el ejemplo.


Cuba merece lo mejor de sus hijos y por aquí debe comenzar.

Madrid, 1 de agosto del 2010

Eduardo Vidal Franco

Expreso político cubano



No, Sr. Aznar. No, Sr. Rivero


El ExPresidente de gobierno José María Aznar es un político definido por su pragmatismo, quien en mi opinión durante su permanencia en la Moncloa, fue un buen Presidente para España, con más aciertos que errores.


Ahora bien, en lo tocante a su postura y quehacer político respecto a mi país, considero que el parcialismo lo ha llevado desde siempre, hasta el día de hoy, a una línea de trabajo más llena de errores que de aciertos. Todo esto, por supuesto, me lleva a disentir con su posicionamiento.


En un artículo anterior mencioné algunas realidades de su política con el Castrismo. Ahora, al leer los diarios de sesiones del Congreso de los Diputados españoles, donde se defendía ante el ataque de socialistas, comunistas y nacionalistas por su política hacia el gobierno de los Castros, asegurando vehementemente que la prioridad era velar por los intereses españoles en la isla, más me reafirmo en mi crítica: ¿se olvidó el Sr. Aznar en esos momentos de la dignidad y la lucha por la libertad de los cubanos? Es evidente que en su discurso todos los cubanos pasamos a un segundo plano.


Pienso que, para dar un poco de legitimidad a su discurso y como estrategia política, Aznar, al necesitar del arrope o al menos del apoyo de la oposición al régimen en el exilio, ha seleccionado algunos “amigos” y “buenos colegas” de origen cubano, como Carlos Alberto Montaner y Raúl Rivero, más un opositor dentro de Cuba como Osvaldo Payá, representado en España por dos de sus hermanos.


Recuerdo, incluso, cómo han tratado de “vendernos” a todos que el Proyecto Varela es “el elegido”, el único válido para una Cuba en transición y democrática. Por eso siempre me he preguntado si alguno de ellos, y en especial el padrino Aznar se ha tomado el trabajo de leer el documento. Es que no puedo entender cómo se silencian mediáticamente otras opciones, proyectos u opiniones con la complicidad de la mayoría de las terminales relacionadas con el PP.


El Sr. Aznar al terminar su período de mandato se refugia en la FAES: una concentración de organizaciones del partido popular dedicadas a la vida política y social, donde, desde la Fundación se promueven conferencias sobre Cuba (siempre con el apoyo y participación de los amigos elegidos).Cuando en el pasado mes de Mayo- a raíz del inicio de la Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe-, las FAES organizó un evento en Madrid, en el Círculo de Bellas Artes, promocionado como un “Homenaje a los demócratas cubanos”, todo, en apariencia, fue formidable, un éxito. Pero yo quiero mirar más allá de las cámaras; el destello de los focos nos oculta, casi siempre, la verdad.

Quiero analizar y reflexionar los hechos concretos.


Primero, la financiación de estas actividades –que no suelen ser baratas, ni estar al alcance de la mayoría de los ciudadanos-, sale de los fondos públicos que recibe una entidad privada como las FAES; fondos públicos que costeamos todos los que trabajamos, con los impuestos que nos quitan mensualmente de nuestros salarios; así que, primera aclaración en buen cubano: Aznar y todos los que participan en estos eventos, no costean de sus bolsillos ninguna de estas actividades. Por tanto, si somos nosotros, los contribuyentes con nuestros impuestos, lo que ayudamos a estas sociedades o fundaciones, tenemos todo el derecho de exigir transparencia a nuestros políticos y no estar tan dependientes, ni ser tan entusiastas y agradecidos con quienes simplemente han elegido a determinados ponentes y dado forma a una iniciativa, que en la vida real es bastante selectiva.


Segundo, Aznar y la cúpula del PP vuelven a practicar el elitismo, cuando tratan de imponernos las caras opositoras del exilio español. No, Sr. Aznar, yo no me siento representado (y hasta donde yo se tampoco han sido elegidos por los cubanos en España) ni por Montaner, Rivero, Blanca Reyes, Carlos Payá y otras figuras que se autoproclaman la voz del exilio. Hasta donde yo se, repito, esa legitimidad hay que ganársela en las urnas. Nada tendría que objetar si los actos en los que figuran estos compatriotas salieran de sus bolsillos, fueran organizados con el dinero privado del Sr. Aznar y el resto, pero, repito, es dinero público y yo prefiero que ese dinero se destinara a socorrer a cubanos como Esmeraldo Torres (seis meses viviendo en la calle, en la estación de Atocha, en Madrid); a Ernesto López, otro tanto de lo mismo; a Javier Fernández Castillo, con dos huelgas de hambre en Galicia (reivindicando la libertad de los presos políticos y la libertad para Cuba); Pedro Pablo Pérez, que no tiene siquiera para comer y un largo etcétera (la mayoría de los casos conocidos por esta élite en España). “Le zumba el mango”, diría un cubano, al saber que un Francisco Herodes Hechemendía, después de 20 años encarcelado en Cuba, al salir de la prisión no tenía ni una camisa decente que ponerse.


Tal vez por eso, cuando veo las noticias y leo en los periódicos que Aznar y Raúl Rivero reivindican la dignidad y la libertad de los cubanos, me pregunto si esos cubanos que luchan por su Patria en diferentes lugares de España, y en todo el mundo, no tienen el mismo derecho que ellos para expresarse desde las tribunas a las que no les dan acceso y así permanecen en el anonimato o el olvido.


Me pregunto cuál es vuestra exigencia de firmeza contra la dictadura, cuando usted y sus colaterales nos han tratado de imponer un reconocimiento de la mal llamada Constitución, mediante el Proyecto Varela. Por favor Sr. Aznar, no nos ofenda con su incoherencia; es lo que menos necesitamos los cubanos. Si en verdad le interesa nuestra libertad practíquela con todos los cubanos, y a sus “amigos”, ríndale después todo los homenajes que desee, pero con sus medios privados.


Deseo profundamente que en la Nueva Cuba, el amiguismo como sinónimo de clientelismo lo podamos erradicar, para darnos ese espacio de libertad que merecemos... Invito a todos lo que como yo, por escasa información, cuando llegamos al destierro, nos creemos el discurso demagógico de una casta política que una Cuba sin igualdad, con impunidad y con el tráfico de influencias es la versión moderna de los tiranos.


Derechos, Deberes e Igualdad de oportunidades para todos. Esa es la consigna. Por y Para Cuba.


1 comentarios:

Diana dijo...

A ningún político ni español ni de otro país le interesa realmente otra cosa de Cuba, que no sea sacar tajada.

Publicar un comentario

 
 
 

Archives