A mi gente en esta nueva Navidad desde el exilio.

jueves, 24 de diciembre de 2009


Mensaje desde el corazón y mirando a través de la ventana de mi cocina.


Cada vez que llegan estas fechas un sentimiento extraño se apodera de mi. Por un lado disfruto de la atmósfera de fiesta y esperanzas que se vive en este país, mi segunda patria, en la que he aprendido a respirar la libertad y por otro se afianza la tristeza que embarga mi corazón cuando pienso en Cuba, mi tierra querida, el suelo que me vio nacer y al que ya por más de ocho años no puedo pisar.

Este año, sin embargo, he decidido apoyarme en el sentimiento de esperanza, de alegría y sobre todo de Fe y no darle paso al dolor que por más de cinco décadas la jauría de los Castros y sus acólitos nos han impuesto a los cubanos y en especial a todos los que por diversas razones nos hemos tenido que exiliar.

Estoy segura que el final de esa horrenda situación está cerca, más cerca que nunca y cabe únicamente enviar la mejor energía a todos los que ponen su granito de arena para que cada vez estemos más prontos a disfrutar de ese momento.

Ahora que el dictador Raúl Castro ha intentado oscurecer el brillo de la Navidad y el ambiente natural del advenimiento de un nuevo año, como estrategia para hacer que el pueblo cubano se amilane, para mantenerlos en la desesperanza, en la apatía y con ello intentar opacar el evidente despertar que se gesta en nuestra juventud, tenemos el deber sagrado de inyectar a nuestros hermanos con todo nuestro apoyo incondicional.

Para todos los presos políticos cubanos, para sus familias, para todos los activistas de derechos humanos, los periodistas independientes que han logrado con su labor de hormiguitas que se comience a derribar la barrera del silencio impuesto por la dictadura en todo el mundo, a los bibliotecarios independientes que han logrado abrir una ventana de esperanza y libertad ante la sensura impuesta por la oprobiosa maquinaria mediática del desgobierno que en Cuba impera, a todos los exiliados políticos que por décadas han sabido llevar adelante su legítima lucha aún cargando sobre sus espaldas y en su corazón el dolor de la pérdida de sus seres más queridos sin que nunca más se les permitiera al menos el sagrado derecho de la despidida de los mismos, a mi familia, mis amigos, al batallón de blogueros que molesta a los carceleros del pensamiento, a todo mi pueblo cubano que siempre, siempre, siempre llevo en un lugar cimero de mi alma, el deseo de que estas Navidades y Nuevo Año los colme de bendiciones, esperanzas y la certeza de que 2010 será un Año mejor para todos.

"Nunca estuvo más cerca el amanecer que cuando fue más oscura la noche"

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

2 comentarios:

alana1962 dijo...

Feliz y blanca Navidad Mary, un beso y un abrazo desde Navia, aqui no nieva, aqui diluvia, pero es el mismo frio en el corazon de estar tan lejos, ¡a ver si este año que viene...

Anónimo dijo...

Felicidades, Salud, Paz y Amor para ti y para toda tu familia.
Saludos
Jorge

Publicar un comentario

 
 
 

Archives